sábado, 7 de julio de 2018

LA ARGENTINA QUE VI (28): D.E.P.

No fue hasta días después de regresar a España cuando, mediado noviembre, supe de la tragedia. Todavía durante un tiempo se esperaba que no lo fuera. Los medios de comunicación seguían los avatares de una búsqueda que se volvía más angustiosa por momentos. La esperanza  de hallar con vida a la tripulación de un submarino argentino perdido en el Atlántico Sur iba siendo menor, según transcurrían las horas sin que se tuviesen noticias de su paradero. Y finalmente esa posibilidad desapareció del todo. Aún hoy, cuando publico estas líneas, se desconoce la ubicación del fondo marino donde reposa el casco del ARA San Juan, y cuarenta y cuatro cadáveres aguardan un rescate improbable.
   Ese buque había zarpado de Ushuaia. Donde nunca llegaría sería a su base, que estaba en Mar del Plata, 400 Km al sur de Buenos Aires.
   Todas las desgracias lo son, pero las hay que llevan añadido un plus de cercanía y nos afectan en mayor medida. La casualidad hace que eso me ocurra  a mí, así sea tangencialmente, en este caso. El 4 de noviembre, cuando nos disponíamos a navegar dos horas y media por el canal de Beagle a bordo de un barco turístico, vi la silueta inconfundible de un submarino atracado en un muelle de Ushuaia. Incluso lo fotografiamos y recuerdo que había en ese instante personal sobre la cubierta. Y no puedo quitarme de la cabeza que, dada la proximidad de las fechas, esa nave que entonces llamó nuestra atención y la desaparecida fueran la misma.